Acerca de nosotros

Mi tesoro

El Centro Educativo Infantil Mi Tesasoro abre sus puertas al publico el 15 de agosto del 2002, nace del sueño de la señora MARTHA PATRICIA CARREÑO, Psicologa, egresada de la Universidad De San Buenaventura, quien por varios años trabajó en el sector educativo rotando por los grados desde preescolar hasta grado once, estuvo en contacto directo con los padres de familia, apoyo a los Docentes, entre otras.

A lo largo de su ejercicio profesional fue rescatando debilidades y fortalezas de manejo que presentaban los menores al ingresar al Colegio, hecho que en su gran mayoría, asumían de manera traumática.

De igual forma desde el manejo de consulta individual observó como los niños que habían sido cuidados por abuelitos o empleadas domésticas, presentaban un comportamiento particular, manifestando en algunos casos, atrasos en su desarrollo cognitivo y habilidades sociales, con un fondo localizado en una baja autoestima.

Ante esa circunstancia, se trazó un plan que llevaría como eslogan "DONDE LA RIQUEZA DEL SABER SE ESTIMULA CON AMOR". Dicho trabajo oscilaría en pro del mejoramiento continuo de la educación preescolar, ofreciendo a la coomunidad un servicio de formación integral, que permitiera a los padres tener acceso a distintos horarios o jornadas acordes a sus necesidades laborales y/o personales.

El Centro Educativo Infantil Mi Tesoro inicia su vida institucional en una planta fisica confortable de fácil acceso y cómoda distribución para los estudiantes y empleados, con el comprmiso de ir actualizándose y ampliándose a medida que la institución fuera creciendo en población. En el mes de junio del 2002, se hizo el estudio de factibilidad que permitió el diagnostico real, acerca del sector que motivo a la señora Martha para desarrollar su plan de trabajo y de inversión. En dicho análisis prevalecieron dos necesidades muy grandes:

La primera, crear una institución que atendiera a los menores en los niveles de sala cuna, gateadores, caminadores, párvulos, prejardin, jardin y transición, en los diferentes horarios, (desde la necesidad de los padres que laboran), algunos desde muy temprano hasta terminada la jornada laboral, ya que en su mayoría no cuentan con una persona calificada para estar todo el dia con el menor.

La segunda, contar con un espacio amplio y bien dotado que permita la estructuración y ejecución de un proyecto educativo acorde al que se lleva normalmente en cualquier colegio, esto, desde luego, permitiría el logro de una adecuada autoestima, auto concepto y auto eficacia en el desenvolvimiento de los menores, al igual que el desarrollo de sus habilidades sociales y creativas.